top of page
  • admin77377

Reflexiones ganaderas | La botella media llena

¿Sabías cuánto tiempo se toma el proceso para disfrutar de un plato de carne?

Del potrero a la mesa, son 3 años de inversión y mucho trabajo del ganadero. El ganado de carne en el pasto es dinero apotrerado que el levante y la ceba multiplican. Su uso alternativo hoy día no es tan rentable en otros negocios como en la ganadería, debido a las condiciones de la economía en estos tiempos actuales.


En Venezuela el precio del ganado gordo históricamente ha seguido al dólar por kilo en pie, y seguiremos viendo correcciones de precios en el mercado. Los productores deben procurar la eficiencia productiva y aprovechar sus verdaderas ventajas competitivas y comparativas, diferentes en cada finca.


En el mercado todos se acostumbraron a la carne barata, lo cual es una fantasía insostenible en el tiempo, la carne barata no existe en ninguna parte del mundo. Hoy los ganaderos no disponemos de subsidios y para producir debemos generar ganancias. El mercado interno y el incipiente mercado de exportación, definirán la oferta productiva y en consecuencia los precios del mercado. Hoy no hay dinero público para financiar la alimentación, solo queda dejar producir al que sabe producir. Todos los costos y precios se están ajustando a precios de libre mercado, oferta y demanda. No se buscan mercados regulados, se buscan mercados abastecidos. Hoy todas las cuentas de la ganadería se llevan en dólares de libre mercado.




 

Los futuros ganaderos

Una de las responsabilidades más grandes que tiene el ser padre, es la más acertada y oportuna orientación de los hijos. El oficio y/o profesión que escogerán, decidirá grandemente en su destino. Aparte de la preparación básica escolar y del bachillerato, todo joven necesita descubrir y conocer su vocación antes de elegir una carrera. Siendo ésta una de las más importantes decisiones en la vida de un joven, la orientación vocacional es de gran ayuda.


En el caso de la vocación ganadera, se requiere actitud y aptitud para desarrollarla. Así hay que aprender del oficio de ganadero antes de serlo. Nada fácil especialmente para los jóvenes citadinos sin mayor relación con el campo y la ganadería.


Afortunadamente existe Clabe Ganadera y aquellos padres que invierten con nosotros, una vez convertidos en Ganaderos Clabe, pueden asistir mejor la orientación pecuaria de sus hijos.


¿Te animas a compartir la experiencia del campo con los más pequeños de la casa?

Comentarios


bottom of page